25 de noviembre: Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres

La violencia de género ha sido hasta hace muy poco tiempo, y sigue siendo aún hoy en muchas partes del mundo, un delito oculto, invisible. La consideración de que las mujeres son objetos de propiedad de los varones de la familia, y por extensión de todos los varones, y que deben estar sujetas a ellos, obedecer y satisfacer los deseos de ellos es la regla de oro del patriarcado. Si el poder es masculino, la capacidad de corregir y castigar también es de ellos.

Poco a poco, y sobre todo en nuestra sociedad, esto va cambiando gracias a voces transgresoras, luchadoras que, de manera solitaria o colectiva, defendían, y defienden, la dignidad y el derecho a una vida plena de todas las mujeres, todas sin excepción. La conmemoración del 25 de noviembre nos sirve anualmente para reflexionar sobre los pasos que vamos dando en este camino y lo que nos queda por realizar.  Es un largo camino en el que todas y todos, la sociedad en su conjunto, debe reflexionar y participar del proyecto de una sociedad más justa y respetuosa con los derechos de humanas y humanos.